lunes, 29 de septiembre de 2014

My Wedding Day II


Para empezar sólo teníamos claro 3 cosas:
-Queríamos que fuera íntima 
-En exterior, nada de encerrarse en el comedor de un hotel.
-Y yo llevaría una corona de flores (lo de la corona, siempre, a fuego)

Después de tener claro lo que queríamos empezamos con la búsqueda del lugar apropiado. Era importante, antes, decidir dónde se iba a celebrar (Pamplona o Costa Brava). Mi Costa Brava salió ganadora, por su clima y paisaje. (Y porque sí)
Mis padres me contaron que cuando mis hermanos eran pequeños les encantaba ir de camping por las calas de Rosas, sobretodo por la zona de Cala Montjoi y Cala Jóncols. Cuando vi las fotos de Cala Jóncols no lo dudé ni un segundo, ese iba a ser el sitio dónde iba a dar el Sí quiero.

    


Una vez acordado el lugar y la fecha, todo lo demás salió "rodado". 
El siguiente paso era ponerse manos a la obra con las invitaciones. Bueno, primero había que hacer una lista de invitados. Una lista de 0 compromisos. 
La verdad, es que nos hubiera encantado invitar a otras muchas personas, pero al conocer a tanta gente o era intima o se nos iba de las manos totalmente.
63 adultos y 3 bebés eran los que finalmente compartirían ese momento tan importante en nuestras vidas.

Las invitaciones las hicimos entre mi madre y yo (mis hermanos nos echaron un cable). Quería que fueran muy personales y creo que lo conseguimos.




El siguiente paso, encontrar un vestido..

jueves, 25 de septiembre de 2014

My Wedding Day I

Y al final llegó el día y sin darme cuenta se esfumó. Se esfumó dejando mi cara de gilipollas frente al mar, (con una resaca considerable) y pensando como podía haber sentido tantas cosas en tan poco tiempo. 
Para hacerlo bien voy a empezar por el principio.
Hace tiempo, mucho tiempo, (bueno, no tanto) en un 1 de enero de 2014, papá ninja, o papá capull, (elegir nombre al gusto) decidió pedirme matrimonio. En su afán de hacerlo lo más romántico posible, se arrodillo frente a mi después de las 12 campandas. Little ninja, dándolo todo como siempre, decidió que las 23h50 de la noche era una buena hora para su momento"teta". (vaya por dios, como se iba a perder él ese momento). Así que no pude hacer caso a mi recién estrenado prometido hasta la 1 de la madrugada, perdiendo un poco la magia del momento(en aquel entonces, Noah se pegaba unas tomas largas de cullons). Como todos sabéis, mi respuesta fue Sí.


Después de consolidar en mi cerebro la idea de casarnos, llegó el momento de decidir cómo.
Para empezar sólo teníamos claro 3 cosas:
-Queríamos que fuera íntima 
-En exterior, nada de encerrarse en el comedor de un hotel.
-Y yo llevaría una corona de flores (lo de la corona, siempre, a fuego)






lunes, 22 de septiembre de 2014

Visitas inesperadas

No entiendo nada, resulta que este blog está teniendo casi 500 visitas mensuales sin ni siquiera actualizar.
No sé que decir, me siento muy halagada por vuestra parte (los que me leéis) y me habéis animado a volver o a intentar volver a escribir con regularidad (o no, no prometo nada).
Si organizara mi cerebro y me pusiera escribir por temas creo que os podría entretener un ratito más.
Pero hoy no es el día, así que conformaos con un par de fotos de mi vestido. Esta semana juro por dios que os relato como fue el día de la boda (más perfecto imposible).

Un saludo y gracias por pasar por aquí!!!